Croquetas de pollo al estilo rústico

Las mejores croquetas son las caseras. Esto lo sabe todo el mundo que ha probado alguna croqueta bien hecha. Pero no siempre hay tiempo para hacerlos o no a todo el mundo se les da bien. Pero si pensáis que es difícil estáis equivocado, las croquetas de pollo caseras son más laboriosas que difíciles y si tienes tiempo y ganas seguro que al final te salen unas croquetas geniales. Ya vimos hace unos días cómo hacer croquetas de pollo, pero hay vamos a ver otra receta, las croquetas de pollo al estilo rústico.

Preparación de croquetas de pollo caseras

croquetas-de-pollo-al-estilo-rustico

El primer paso para hacer unas croquetas de pollo caseras es cocer el pollo en agua. Puedes aprovechar para añadirle algún ingrediente más y hacer un caldo con este agua. Este caldo lo puedes congelar y para otras veces ya tienes un primero. Retiramos el pollo del fuego cuando esté bien cocido y vamos separando la carne.

En una sartén vamos haciendo la bechamel. Para que una bechamel quede sin grumos es fundamental moverla bien. Nos vale con cualquier bechamel que sepáis hacer ya, pero para darle un toque de sabor a las croquetas yo recomiendo añadir pimienta y sal directamente a la bechamel.

Cuando ya esté lista y sin grumos añadimos la carne partida en trozos pequeños. Seguimos moviendo hasta que consigamos una pasta. La dejamos en el frigorífico una o dos horas y ya podemos comenzar a hacer las croquetas. Primero tenemos que preparar tres platos, uno con harina otro con huevo y por último uno con pan rallado. Como vimos con los filetes rusos pasamos las croquetas de pollo por estos tres platos y ya podemos proceder a freírlas con abundante aceite caliente.

Ingredientes de las croquetas de pollo caseras

  • Pollo
  • Harina
  • Huevo
  • Pan rallado
  • Bechamel
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

Filetes rusos

Hoy veremos cómo hacer un plato clásico de la cocina española. A pesar de su nombre, que parece que el pollo venga de Rusia, el plato es típico de España y se suele hacer para comer en casa o para llevarlo a la playa o la piscina los días de verano. Las familias se suelen juntar en torno a la tortilla de patatas y los filetes rusos.

Filetes rusos de pollo, preparación

filetes rusos de pollo

Para preparar unos filetes rusos de pollo necesitamos pechugas de pollo partidas en trozos finos pero grandes. En un plato ponemos harina, en otro un huevo batido y en otro pan rallado. Se puede comprar el pan rallado en el supermercado o se puede rallar con algún utensilio de cocina. Podemos añadir pimienta, perejil y / o ajo al pan rallado para que el pollo esté mucho más sabroso.

Pasamos las pechugas por la harina, después por el huevo y finalmente por el pan rallado. Ponemos una sartén con aceite muy caliente y ponemos las pechugas para que se frían bien. Fríelas hasta que se doren, no las quites antes pues estará crudo el pollo. Además el crujiente dará ese toque especial a estos filetes rusos de pollo. El acompañamiento perfecto para los filetes rusos de pollo son patatas fritas caseras, aunque se puede poner lo que cada uno quiera como una ensalada o una tortilla de patatas como hemos comentado antes.

Ingredientes para los filetes rusos de pollo

  • Pechugas de pollo
  • Harina
  • Huevo
  • Pan rallado

Pollo frito con ajos

Una de las especialidades de la cocina española es el pollo frito con ajos. El toque que le da el vino blanco a este plato hace que sea un habitual de las mesas de toda España. Si estás interesado en saber cómo se hace este pollo frito con ajos típico de España sigue leyendo nuestra receta de pollo de hoy.

Preparación del pollo frito con ajos

pollo-frito-con-ajos

A diferencia de otros pollos fritos, este no se reboza y se fríe directamente con la piel para que se quede dorada y llena de sabor. La preparación de este plato es bastante sencillo y tan sólo tenemos que tener el pollo partido en trozos para comenzar la receta. Lo ideal es partir la pechuga en trozos más pequeños y dejar las alas y los muslos sin trocear.

En una sartén añadimos aceite de oliva, pimienta en grano, ajos tiernos y una hoja de laurel. Cuando el aceite coja temperatura añadimos el pollo. Echamos un chorreón de vino blanco y dejamos que se vaya haciendo el pollo. Añadimos sal y en los últimos minutos de la cocción subimos la temperatura al fuego para que se dore el pollo. Retiramos y lo servimos con el caldo y pan europeo para poder mojar y disfrutar de este manjar que se ha creado con el aceite, el vino, el laurel, la pimienta y el toque del pollo.

Ingredientes

  • Pollo en trozos
  • Una hoja de laurel
  • Pimienta en grano
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Vino blanco de mesa
  • Ajos tiernos